El enneagrama nació hace 2.000 años en Oriente y aún se utiliza para el desarrollo personal

aqui esta el link si quieren hacer un test de este clasico

http://www.eneagrama.com/RHETI/eneagramalibre.asp

La herramienta del enneagrama es utilizada en talleres de conocimiento personal por musulmanes, órdenes religiosas católicas y gurús de la superación personal en empresas.

Es uno de esos recursos, como el yoga, que puede utilizarse para beneficio de la salud, sin importar las ideas del practicante.

Esta teoría del ser humano distingue nueve tipos de personalidad (viene del griego ennea , nueve, y gramma , punto) que se interconectan en una circunferencia, símbolo de unidad y armonía.

Para este sistema, todos los seres humanos tenemos rasgos de esos nueve puntos, pero uno de ellos predomina.

Encontrarlo, conocer sus características y detectar los rasgos de las otras personalidades que equilibran las cualidades esenciales del punto propio es el objetivo del enneagrama.

De la misma manera, este sistema enseña a eludir los rasgos de las otras personalidad que desequilibran las cualidades propias.

Su idea básica es la búsqueda del balance entre mente, sentimientos e impulsos instintivos, por medio del autoconocimiento.

¿En qué consiste?

De acuerdo con la escritora Maité Melendo, pionera de la divulgación del enneagrama en España, esta compleja y antigua teoría de la personalidad nació hace más de dos milenios en lo que hoy es Afganistán.

Fue recuperada en la Edad Media por los sufíes, rama mística del Islam, y comunicada por tradición oral. En el siglo pasado se sistematizó en Occidente, con gran divulgación en universidades de jesuitas.

Para utilizar el enneagrama, lo primero es leer detenidamente las características de cada tipo de personalidad y detectar con cuál se identifica uno.

El antropólogo jesuita Carlos Cabarrús, en su libro Taller de crecimiento personal: crecer bebiendo del propio pozo, explica que no existe una persona cuyas características sean puras, sino que todos tenemos algo de las nueve tipologías. Sin embargo, hay una dominante.

Una vez detectado el tipo más afín con la propia personalidad conviene leer los rasgos más cercanos (por ejemplo, el tipo de personalidad seis lee también las características del cinco y el cuatro) pues es común que haya una tendencia a tener también características de uno de esas dos “alas” o tipos de personalidad adjuntas.

Hay otros dos números o rasgos de la personalidad que también hay que conocer. Son aquellos que están conectados por dos líneas al propio tipo de personalidad, dentro de la circunferencia del enneagrama.

Uno de estos números es el tipo de personalidad que equilibra a la propia. El otro es el rasgo de personalidad que puede empujarnos aún más al desequilibrio.

Lograr el equilibrio

De acuerdo con Maité Melendo, una vez que se identifica cuál es ese tipo de personalidad que equilibra al número propio se deben asumir sus características esenciales.

Por ejemplo, la personalidad uno, “el crítico”, que es excesivamente perfeccionista, insatisfecho con lo que ha alcanzado, se equilibra cuando procura hacer propio el optimismo del siete que vive buscando pasarla bien, en contacto con emociones fuertes y gozando de lo que vive en el presente.

La personalidad dos, “el ayudador”, siempre pendiente de las necesidades de los demás, encuentra su equilibrio en la sensibilidad del cuatro, “el artista”, pendiente de sus propias emociones y necesidades, y que siempre se valora como un ser único y de emotividad intensa.

Entre tanto, el competitivo tres, “el eficiente”, se centra al fomentar las cualidades del seis, “el leal”. Esto le permite la duda sana, ver su carrera o profesión como una responsabilidad y no como la definición misma de su identidad, su tentación más común.

Para la personalidad tipo cuatro, “el artista narcisista”, con tendencia a la melancolía y a fantasear demasiado, el equilibrio llega al asumir el sentido práctico de la personalidad uno.

Mientras, la personalidad tipo cinco, “el observador”, acostumbrado a acumular conocimiento, y a rumiar pensamientos, requiere la acción y la autonomía del tipo ocho, “el jefe”.

Para la personalidad tipo seis, “el leal”, en exceso cauteloso y preocupado, es válido ellaissez faire del nueve, “el pacificador”.

En ese estado de tranquilidad, es bueno para el seis entrar en contacto con su propia autoridad, intuición y propias necesidades. Esto le ayuda a obtener su independencia, todo lo contrario a su habitual búsqueda de la aprobación de figuras de autoridad.

Los de personalidad tipo siete, “el optimista”, siempre en búsqueda de la diversión y las emociones fuertes, en evasión constante al dolor, se equilibran con la profundidad y el método de los cinco.

También se benefician de la sobriedad y seriedad de este tipo de personalidad.

En tanto el ocho, “el jefe”, caracterizado por ser fuerte y duro, necesita fomentar las cualidades del dos, “el ayudador”, especialmente la gentileza y la ternura. Lo suyo es construir el grupo, no demolerlo.

La personalidad nueve, “el pacificador” tiende a evadir el conflicto y la acción, por eso le conviene hacer suya la capacidad de organización del tres.

El peligro al acecho

A diferencia de estas relaciones, existen características que descentran o desintegran a cada personalidad. A la personalidad uno, propensa al enojo consigo mismo, le afecta la melancolía del cuatro. A la tipo dos, cuando está cansada de ayudar a otros, la descentra la agresividad del ocho, pues ambos se alejan de sus propios sentimientos.

El tres, por su parte, puede llegar a ser indolente como el nueve si exagera su empeño por el éxito. En tanto que el cuatro se descentra si se obsesiona, como el dos, con la atención de los demás.

Los de personalidad tipo cinco pierden equilibrio si se asemejan al siete en evadir sus sentimientos por temor a enfrentarlos. En cambio el tipo seis puede hundirse en el activismo del tres por evadir su inseguridad .

El siete, a su vez, se hunde en el enojo del uno, cuando no cumple sus planes fantasiosos. En cambio, al ocho no le conviene racionalizarlo todo como el cinco, pues pierde contacto con sus emociones. Y el nueve se descentra en la indecisión del seis, al huir no solo del conflicto sino también de todo lo que le produce miedo.

El enneagrama es una herramienta con aplicaciones varias. Aquí dimos unas pinceladas de sus posibilidades.

Los nueve rostros del ser humano

Esta es una síntesis elaborada con base en el trabajo del antropólogo Carlos Cabarrús, sobre las nueve áreas de la personalidad en las que se fundamenta el enneagrama.

1. El crítico

“Tengo razón”

Perfeccionista y racional. Con fuerte sentido de lo que es correcto e incorrecto. Moral, ético, crítico consigo mismo y los demás. Bien organizado, ordenado y exigente, pero además puede ser impersonal, rígido y no muy emotivo. Tiene problemas con la ira y la impaciencia cuando no se hacen las cosas como él cree que deben hacerse. En su mejor momento posee sabiduría y capacidad de discernimiento, es realista y noble. Puede ser moralmente heroico.

2. El ayudador

“Siempre ayudo a todos”

Persona orientada a la gente, amistosa, generosa y sacrificada. Cuando está descentrada puede ser sentimental, lisonjera y entrometida, porque en esos momentos hace las cosas para sentirse necesitada por otras personas. Entonces tiene agendas ocultas y puede sentir que no se le aprecia y se le victimiza, se vuelve manipuladora y controladora. Sin embargo, cuando está centrada es una persona altruista que da su afecto de manera incondicional y además puede recibirlo.

3. El eficiente

“Produzco, luego existo”

Adaptable, orientado en el éxito. Seguro de sí. Ambicioso, enérgico, competitivo e impulsivo. Consciente de su imagen, cuando está descentrado es narcisista y se refugia en la actividad pero ve poco hacia dentro de sí. Confunde su identidad con un título universitario o una profesión. Camaleón pragmático, calculador, siempre dice y hace aquello que más le conviene. Cuando está centrado, en su mejor momento, se acepta a sí mismo y puede ser auténtico.

4. El artista

“Soy especial e intenso”

Persona intuitiva y reservada. Consciente de sí misma y sensitiva, introspectiva y amable. Individuallista, expresiva y personal, pero puede ser demasiado temperamental. Vive en sus fantasías, sintiéndose diferente y melancólica. Cuando está descentrada se torna impráctica y auto indulgente. Tiene problemas con la autoinhibición. En su mejor momento es persona inspirada y creativa, capaz de renovarse a sí misma y transformar sus experiencias.

5. El observador

“Necesito saber, entender”

Perceptivo y cerebral. Alerta, Intuitivo y curioso. Capaz de concentrarse y comprender ideas complejas. Independiente, innovador, con inventiva. Cuando está descentrado puede ocuparse en exceso de sus construcciones mentales. Entonces se torna aislado, con pocas habilidades para relacionarse con la gente, cínico y hasta excéntrico. Cuando está equilibrado es visionario, adelantado a su tiempo. Acumula mucho conocimiento, mucho libro.

6. El leal

“Cumplo con mi deber”

Orientado a la seguridad. Cariñoso, agradable, capaz de formar fuertes lazos, confiable. Cuando está descentrado es muy inseguros, duda mucho, le cuesta tomar decisiones. Por eso se fijan mucho en agradar a las figuras de autoridad, pero a la vez las desafían, les “zafan la tabla”, son agresores pasivos. Pueden paralizarse en las dudas y no actuar. Hacen encuestas, piden opiniones y terminan haciendo lo que quieren. Cuando están equilibrados se prueban a sí mismos, son valientes.

7. El optimista

“Estoy pura vida”

Entusiasta y productiva. Extrovertida, optimista y espontánea, juguetona, animosa, práctica. Su peligro es ser superficial e indisciplinada. Busca estimulación constante, emociones fuertes. A todo le ve el lado positivo, a veces empalaga. Le teme al dolor y a la tristeza, a la escasez y la penuria. Pero cuando está centrada tiene gran sentido práctico y productividad, es sobria y puede enfocar sus talentos en metas que valen la pena. Aprecia las cosas y contagia alegría.

8. El jefe

“Yo siempre puedo”

Agresivo, poderoso. Confiado en sí mismo, fuerte, asertivo. Protector, ingenioso, va directo al punto. Cuando está descentrado puede ser orgulloso y dominante, entonces siente que puede controlar su ambiente y es confrontador e intimidante. Rara vez se rinde. Puede volverse duro de corazón y ser abiertamente beligerante. En su mejor momento se autodomina, usa su fuerza para mejorar la vida de otras personas, se vuelve heróico, magnánimo y grandioso.

9. El pacificador

“Estoy a gusto luego existo”

CEs la persona llevadera y complaciente. ACepta las cosas, confía y es estable. Optimista, directa, brinda y brinda apoyo. Puede estar dispuesta a dejarse llevar por los demás para mantener la paz. Le huye al conflicto, tiende a ser complaciente para minimizar cualquier cosa perturbadora, minimiza los problemas. Descentrado es indolente, negligente, pasivo, sin energía para el cambio. Cuando está en su mejor momento es indomable, capaz de unir gente, sanar conflictos

Para saber más

En tu centro, el enneagrama: Método de autoconocimiento, autoaceptación y mejora de las relaciones interpersonales, escrito por Maité Melendo. Editorial Sal Terrae, Santander, 1995.

El enneagrama: un prodigioso sistema de identificación de los tipos de personalidad: Escrito por Helen Plamer. Liebre de marzo, Barcelona, 1997.

Tipos de personalidad: el enneagrama para descubrirse a sí mismo: Escrito por Don Riso. Editorial Cuatro Vientos, Santiago de Chile, 1997.

El enneagrama de nuestras relaciones: Escrito por Marie-Anne Gallen y Hans Neidhardt. Colección Serendipity. Desclée De Brouwer, segunda edición, Bilbao, 1997.

test para hombres

<center><a href="http://www.eneagrama.com/"><img src="http://www.eneagrama.com/images/tipo3M.gif"
   border=0 alt="Eneagrama" title="Tomar la prueba gratuita del Eneagrama del Enneagram Institute"><br><span class="blTitle">Prueba gratuita del Eneagrama</span></a></center>

test para mujeres

<center><a href="http://www.eneagrama.com/"><img src="http://www.eneagrama.com/images/tipo3F.gif"
   border=0 alt="Eneagrama" title="Tomar la prueba gratuita del Eneagrama del Enneagram Institute"><br><span class="blTitle">Prueba gratuita del Eneagrama</span></a></center>
        

Anuncios